El impuesto al consumo de licores es la declaración y pago que todo productor de bebidas con contenido de alcohol debe realizar, este impuesto se causa en el momento en que el licor se entrega para distribución, venta, permuta, publicidad, promoción, donación, comisión o auto-consumo y según la ley 1816 de diciembre 19 de 2016 que lo modifica, a partir del primero de enero del 2020 se debe liquidar de la siguiente manera:

La tarifa del componente específico del impuesto al consumo de licores, aperitivos y similares por cada grado de alcohol en unidad de 750 centímetros cúbicos o su equivalente, será de $245 pesos.
La tarifa aplicable para vinos y aperitivos vínicos será de $167 pesos en unidad de 750 centímetros cúbicos o su equivalente.
Para los productos nacionales que ingresen para consumo al departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la tarifa será de $38 pesos por cada grado de alcohol en unidad de 750 centímetros cúbicos o su equivalente.
Cabe señalar que, para determinar el componente ad valorem del impuesto al consumo de licores, aperitivos y similares, se liquidará aplicando una tarifa del 25 % sobre el precio de venta al público antes de impuestos y/o participación. En el caso de los vinos y aperitivos vínicos, será del 20 % sobre el precio de venta al público sin incluir los impuestos.
Se debe tener en cuenta que si el volumen es diferente a 750 centímetros cúbicos, el impuesto se liquidará de manera proporcional y será aproximado al peso más cercano.

Ejemplos:

  • Una botella de aguardiente de 750 Centímetros Cúbicos tiene 30 grados de alcohol, el impuesto que se cobraría por esta botella es de $7.350 pesos, ya que los 30 grados de alcohol se multiplican por $245 pesos.
  • Una botella de vino de 750 Centímetros Cúbicos tiene 15 grados de alcohol, el impuesto que se cobraría por esta botella es de $2.505 pesos, ya que los 15 grados de alcohol se multiplican por $167 pesos.

kontamas-aliaddo-1